.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 11 de agosto de 2017

Qué poco original el cartel barrendero de los cupistas




Lo del cartel que ha sacado un partido metaindependentista de Cataluña con el lema Escombrem-los! (¡Barrámoslos!) adolece de una falta de originalidad absoluta. Hay muchos carteles en la historia de la prensa satírica y política de los siglos XIX y XX que utilizan esa idea. Aunque seguramente el ilustrador copón, que no ha trabajado demasiado para hacerlo, más allá de poner caras de hoy a canes de siempre, se haya inspirado en un afiche leninista tal como resalta hoy la prensa. Pues si de imaginación se trata hasta en el tardofranquismo y primera etapa democrática se llegaron a diseñar carteles de mayor altura estética y de mensaje más exacto. Pero las viñetas satíricas de prensa o de pared tienen un largo recorrido anterior fructífero, divertido y representativo para los adictos a los mensajes de cada partido o sector social.

Es probable que a las nuevas generaciones que conocen poco del pasado les haya gustado o disgustado, según, el cartel de la barrendera, pero les aconsejo que a través de internet localicen imágenes más imaginativas, fustigadoras y con los pies en la tierra  -con el agravante de que la prensa y los dibujantes de entonces se la jugaban con el poder-  que la que expone ese partido que quiere asaltar los cielos, dotados para ello de una fantasía dudosa y arriesgada en sus pretensiones políticas. Porque, naturalmente, no basta con barrer a los corruptos o a los que han hecho mala gestión o a los representantes elegidos que no gustan. Si barres y adecentas la casa habrá que ocuparla después y...¿hay garantías de que todos podrán morar en ella? ¿De verdad creen que una minoría va a imponer nuevas reglas de juego en un mundo multipolarizado y transnacional? 

Puestos a buscar carteles, tralará, encuentro algunos por la red, y mira que los hay maravillosos. Quién sabe si el dibujante plagiador de turno no utilizará alguno de ellos, con rostros de hoy, claro, en próximos pasos de una campaña de clientelas y desatinos. Así que brindo por la expresión libre y crítica, pero sobre todo nueva, creativa, donde la imagen valga y no solo repita. ¿O pasaron los tiempos de la imaginación?











8 comentarios:

  1. Podían haber puesto uno de los Sirex. SI YO TUVIERA UNA ESCOBA....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo mucho aquella canción y con decir aquella parte de la letra "cuántas cosas barrería" ya lo decías todo, por cierto subíamos el tono.

      Eliminar
  2. Es que estos niños se creen que el internette sólo lo saben manejar ellos....
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falta imaginación y creatividad por doquier, y algunos creen que política, ética y estética deben ir por separadadas...¡pero si son esdrújulas!

      Eliminar
  3. Es un privilegio ser dueño de la escoba. Por lo que parece ellos y solo ellos son quienes saben lo que hay que barrer.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mal barrendero no quiere ver la basura que él mismo puede generar o dejar sin recoger. (Con respeto a un gremio que admiro cada vez más por tener que hacerse cargo de la porquería que el ciudadano de a pie generamos, pudiéndola evitar)

      Descubro, repasando carteles seculares, que antes se utilizaba más el látigo que la escoba para representar una idea análoga. Se ve que la idea de fustigar es muy de medios de prensa y en ese sentido la prensa satírica española no iba a la zaga de la francesa o europea en general.

      Un abrazo y aguante, Francesc.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Lo bueno es la trayectoria satírica de este país, mucha gente no imagina la cantidad de prensa que ha habido durante el XIX y el XX, donde uno de los elementos más destacados y que atrapaban más al lector era la crítica, la humorada, la sátira atroz. Incluso anteriormente ya fue una práctica, con otras características formales, digamos.

      Una de las joyas de la sátira ilustrada fue "Los borbones en pelota", firmado como SEM, seudónimo tras el que andaban los hermanos Bécquer, nada menos.

      Gracias, Chordi, un saludo.

      Eliminar